Tesla Pox: Nefelibatas

Un nefelibata es una persona que no se da cuenta de la realidad por estar soñando. En otro sentido, yo prefiero creer que los nefelibatas buscamos todo el día formas de modificar nuestra realidad. 

Un día simplemente me encontré con otros tres iguales a mi. No nos juntamos para hacer música, ni para hacer una banda, lo hicimos para contar historias con música, y cuando estas eran contadas cien veces sin aburrirnos, decidíamos contárselas a alguien más.

De aquí salto en el tiempo hasta el día en que decidimos emprender el camino para grabar nuestro más reciente disco: El inefable mundo de los nefelibatas.

Y si que era inefable, ya que buscamos armar una suite de cuatro discos que tendrán la misma temática.

La decisión de grabar el disco la tomamos a mediados del 2016. Continuamos con la preproducción, es decir, ese proceso que uno como músico debe realizar antes de llegar al estudio, el cual consiste en trabajar las piezas musicales para que tengan todos los detalles necesarios y estén listas para ser grabadas. Este proceso fue largo, nos tomo varios meses, en este punto muchas de las piezas seguían sin tener un titulo definitivo.

Cuando decidimos que las piezas estaban listas para ser grabadas programamos el tiempo en el estudio, lo haríamos en dos fines de semana, a manera de retiro en Tuxcueca, Jalisco, un pueblo pequeño que esta a la orilla del lago de Chapala. La suerte nos llevo a ese lugar ya que Jonh Field padre de Eduardo nos prestaría su estudio, ubicado en este poblado, para grabar el disco.

Cuando hablo de cómo John nos prestó su estudio para grabar, hablo en serio, haríamos la captura del audio nosotros mismos, lo cual nos hacía sentir más en confianza y en un ambiente intimo para grabar.  

El estudio tenia una vista impresionante, en una de las cabinas podías ver el lago mientras grababas, y aunque sufrimos de ataques de alacranes y avispas todo salió perfecto.

Después de cuatro días de grabación intensa, dividida en dos fines de semana, pudimos terminar con el proceso de grabación, sentimos que nos acercábamos cada vez más a materializar nuestro trabajo, escuchamos la grabación aún no mezclada, nos emocionamos, y copiamos los archivos del audio capturado a un disco duro. Lo que tocaba ahora era volver al estudio de casa de Adán e iniciar la mezcla…

Publicar un comentario

0 Comentarios